Las ecoetiquetas en el sector de la edificación y el Sistema DAPc®

Para dar respuesta a los retos ambientales del sector de la edificación, desde todos los ámbitos se está trabajando en iniciativas que tienen que permitir construir de otro modo, para hacer edificios más sostenibles. Detectada dicha necesidad imperiosa se tiene que realizar un esfuerzo a nivel mundial para desarrollar lo que se conoce como ecoetiquetas tipo III o declaraciones ambientales de productos (DAP-EPD). Se trata de un procedimiento voluntario en el cual los fabricantes hacen una declaración ambiental, global y multicriterio, de los impactos de sus productos siguiendo un procedimiento regulado internacionalmente y verificado por un organismo independiente. Las ecoetiquetas tipo III son la única herramienta que aporta una información homogénea y objetiva de los impactos de los materiales a lo largo de todo el ciclo de su vida y que muestra el compromiso ambiental de  las empresas que lo hacen. Es en este marco donde se insertan las DAPc® desarrolladas por el Colegio de Aparejadores el año 2010, y que se han sumado a otros sistemas europeos que trabajan, actualmente, para unificar criterios y que dan lugar a la creación de la ECO-Platform, en la cual el Colegio también está presente.

dapc

Compromiso de las empresas y los profesionales.

La apuesta de las empresas para la transparencia informativa es condición necesaria pero no suficiente para avanzar. Hace falta una responsabilidad transversal que han de asumir los técnicos y profesionales del sector. Los aparejadores tienen un papel clave. Son los responsables de la construcción, de la rehabilitación y del mantenimiento de los edificios, y tienen que saber interpretar y utilizar correctamente toda esta nueva información sobre los materiales de construcción a la hora de escoger los más idóneos para cada elemento constructivo y edificio. Se trata del compromiso de los técnicos, para integrar los parámetros ambientales, considerar el uso de los materiales no renovables, los residuos generados, los impactos en el entorno, los consumos energéticos, la vida útil y un largo etcétera para la cual se tiene que estar sensibilizado y preparado.

Los medios técnicos al alcance no lo hacen posible. Con el sistema DAPc® el técnico dispone de una base de datos de los productos con valores precisos y verificados. Las Declaraciones Ambientales de Producto son una herramienta imprescindible para poder dar respuesta a las actuales exigencias. Si se trata de comparar la bondad de un material respecto a otro, de un edificio respecto a otro, teniendo como referente la evaluación de factores ambientales, la información de los impactos será el punto de partida. Sobre dicha base, veremos que los impactos ambientales de algunos materiales, poco importantes dentro del peso global del edificio, tienen unos efectos muy negativos en los aspectos que se consideran clave (calentamiento global; agotamiento del ozono estratosférico; acidificación; eutrofización; agotamiento de recursos abióticos; formación de ozono fotoquímico), en cambio hay otros materiales que con un peso muy importante en el conjunto del edificio, tienen un bajo impacto ambiental. Problema aparte son algunos materiales con un fuerte impacto para su toxicidad directa o indirecta. Encontrar el equilibrio entre todos estos parámetros no es sencillo, pero es necesario.

La información transparente es la base y para que los procedimientos sean realmente efectivos, hace falta que sean muchas las empresas que se impliquen y que aporten su información al Sistema sobre todos y cada uno de los diferentes elementos constructivos de un edificio. El objetivo final del Sistema DAPc®, se organizan y aportan a los profesionales los datos necesarios para poder evaluar de forma objetiva el impacto ambiental de un edificio y así poder asumir un sector más coherente y realmente sostenible.

Una buena acogida del sector junto con la renovación del Sistema DAPc®

Con la actualización el sistema DAPc®, a lo largo del 2013, y la incorporación de las nuevas empresas se pone de manifiesto nuestro compromiso de trabajar para agilizar y mejorar día a día y ofrecer servicio al mercado español de la construcción. En los últimos meses se han incorporado a nuestro sistema más de 10 nuevas DAPc® gracias al trabajo desarrollado por las diferentes empresas afiliadas que se añaden a las ya existentes.

Las nuevas declaraciones del sector de la cerámica, una promovida por Ceracasa para su gres porcelánico Bionictile y el otro de Grespania para el gres porcelánico medio. Ambas han desarrollado su análisis de ciclo de vida colaborando estrechamente con la consultora de medio ambiental ReMa, de Castellón. Las dos empresas hicieron dicha apuesta para poder presentar sus productos certificados con la marca reconocida internacionalmente DAPc® en la feria más importante de fabricantes de baldosas y pavimentos cerámicos Cersaie, en Bolonia, celebrada el pasado mes de setiembre.

El sector de la piedra natural obtuvo la primera declaración ambiental a nivel nacional, promovida por la Federación Nacional de Pizarra (FNP), la Asociación Gallega de Pizarristas (AGP) en colaboración con la consultora ADAPTSA SG y con la Dirección de Enerxía e Minas de la Consellería de Economía e Industria de la Xunta de Galicia. Los trabajos e investigaciones llevados a cabo para la obtención de la primera declaración medioambiental de la pizarra natural, se sitúan en el marco del plan estratégico de la FNP y de la AGP, que pretende mostrar objetivamente las cualidades ecológicas de los productos de piedra, y más concretamente de la pizarra natural. Así mismo, la Fundación Centro Tecnológico del granito de Galicia de aplacados y pavimentos ha desarrollado cuatro declaraciones para pavimentos y revestimientos con piedra natural de granito.

Por otra parte, en el sector de los aislamientos térmicos, Knauf Insulation ha desarrollado l’ACV y obtenido la DAPc®, correspondiente para tres de sus productos: panel de lana mineral de vidrio; Panel sin revestir (TP 116), lana mineral de vidrio; Panel Plus (TP 138) y lana mineral de vidrio UltracousticR, todos ellos con la colaboración del departamento de Génie Chimique de la Universidad de Lieja.

NOTA: Artículo original publicado en la revista L’informatiu número 338 de Octubre-Noviembre-Diciembre de 2013, publicada por el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Barcelona (CAATEEB).

Enlaces: Revista L’informatiu – CAATEB – Sistema DAPc®

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *